Academic Journals Database
Disseminating quality controlled scientific knowledge

De los legitimados para presentar acciones por competencia desleal, los tipos de acciones, su prescripción y medidas cautelares

ADD TO MY LIST
 
Author(s): Dionisio M. de la Cruz Camargo

Journal: Contexto
ISSN 0123-6458

Issue: 25;
Date: 2008;
Original page

ABSTRACT
La Ley 256 de 1996 reguló de manera novedosa el tema de la competencia desleal y no sólo en lo atinente a definir qué se debe entender por competencia desleal y cuáles son los comportamientos que según la ley colombiana son considerados como desleales, sino que también reglamentó aspectos procesales de no poca trascendencia que marcan la evolución legislativa en la materia. La ampliación de las personas legitimadas para interponer acciones por competencia desleal es uno de los avances más destacados de la legislación vigente en Colombia. El hecho de que no sólo los comerciantes, como profesionales en la actividad mercantil, puedan interponer una demanda por competencia desleal contra el competidor directo al que se le impute la comisión de un acto desleal, implica que se ha desprovisto el carácter profesional y corporativo a la aplicación de la normatividad en la actividad económica y se ha reconocido la trascendencia de las conductas de competencia desleal en la sociedad y la economía, las cuales dejan de ser simples comportamientos que perjudican intereses privados individuales para convertirse en conductas que pueden afectar el mercado y sus partícipes. Por un lado, tenemos a los consumidores, quienes no sólo son los árbitros de la actividad comercial al decidir con su elección entre los bienes y servicios que se le ofrecen, el que mejor colme sus expectativas de consumo, sino que también se les reconoce su condición de potenciales perjudicados por la comisión de actos desleales, por lo que pueden reclamar los perjuicios que dichos actos le irroguen, cuando estos hayan afectado a todo un conjunto de consumidores asociados en un ente jurídico que proteja sus intereses. esto no es óbice para que un consumidor individual no pueda ejercer una acción por los perjuicios que un comportamiento le pueda causar. Del otro, las corporaciones y asociaciones gremiales, ya que el legislador consideró que era loable proteger el interés de los comerciantes mismos a través de sus agremiaciones, siempre que resulten gravemente afectados los intereses de sus miembros. Finalmente, el Ministerio Público que tiene la posibilidad de rescatar para la sociedad algunos de los perjuicios que un acto de competencia desleal le haya podido causar, siempre que se afecte el interés público, lo cual se presume cuando el comportamiento desleal afecte a un sector económico en general o a una parte sustancial del mismo. Por otro lado, la ley introdujo la posibilidad de evitar la comisión de actos por competencia desleal a través de una acción especial, lo que da un carácter preventivo a la acción que no lo tenía y para la cual había que esperar a que se produjeran los daños para poder ejercerla. igualmente, se establece un término especial de prescripción para la interposición de las acciones. En cuanto a las medidas cautelares, la ley da libertad al juez para adecuar la interposición de medidas y no da un catálogo de medidas a imponer, con excepción de aquellos comportamientos relacionados con la propiedad industrial. En este documento pretendemos hacer un acercamiento a las diferentes categorías de personas que están específicamente legitimadas para interponer acciones por competencia desleal y su análisis respecto a figuras afines. igualmente, tocaremos el tema de las acciones y pretensiones que se pueden intentar a consecuencia de la eventualidad de un comportamiento desleal, el término de prescripción y por último las medidas cautelares que pueden solicitarse.
Affiliate Program     

Tango Jona
Tangokurs Rapperswil-Jona